Con la punta de mis dedos

señalo también todo esto.

Por la punta de mis dedos 

siento también  todo esto.

En la punta de mis dedos.

está también todo esto.

                                                                                                                  A Shejiná

Aquí,

volteado contra la pared,

mirando por el rabillo del ojo.

¿por qué veo mejor así?

Descubro el color de tu piel

tan invisible siempre.

Tiene puntos y comas

y palabras nunca pronunciadas

que me dicen:

Tú, hijo mío, sigue contra la pared,

es mejor para ti.

Ya has visto lo suficiente para crecer

no quieras mucho más.

Ya es tarde

y cada día oscurece más temprano.        

Hoy crecí mucho mamá,

llegué  hasta el filo alto de la puerta

y por la rendija pude ver tu transparencia,

está hecha de gracia y de ternura.

 ¿Por qué debo crecer tanto para verte?

¿Y por donde podremos llegar?

                le preguntamos.

Entonces se acercó a nosotros y sonriendo,

señaló primero nuestras manos

y luego nuestro corazón.

Soy tan antiguo como tú

            como ese pino.

Y también como ese pino

                y como tú,

necesito del aire,

           del sol,

           del agua,

           del tiempo,

para poder morir algún día,

para poder nacer algún día,

para poder ya no morir algún día.

Tus ojos

Un árbol

una canción con final tristecillo.

Tú en el campo ríes.

     ¡Yo vivo!

Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir,

              nuestros rostros asustados.

Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir,

              nuestros rostros cercanos y alerta.

Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir,

               nuestros rostros ya juntos,

                      y la luz permanece.

Creo que nunca hemos corrido

ni a esta velocidad ni tan fácilmente.

El tiempo es espléndido.

El agua está realmente clara y tranquila,

y los peces se alegran cuando nos zambullimos.

La carretera es más corta,

la han enderezado, le han quitado curvas inútiles,

la han hecho más lógica, más directa, más cómoda

     y quizá más hermosa …

… pero ya no pasa por nuestro pueblo.

¡Es una pena!

El camino que tomábamos todos los días

para ir al pueblo, está hoy en reparación.

 

¡Qué alegría!

El recorrido que hacemos hoy

para ir al pueblo, es realmente maravilloso.

 

 

Estoy un poco aquí,

mi resto está en la playa

descubriendo un tesoro debajo de la arena.

Estoy un poco aquí,

mi resto está en el campo

sembrando una semilla milagrosa.

Estoy un poco aquí,

mi resto está en el teatro

representando una trascendental comedia.

Estoy un poco aquí,

lo suficiente para darme cuenta,

que debo estar todo junto aquí.

      Salté,

y mi salto fue tan grande

que nadie quiso ir a medirlo.

Pero yo sé que fué  el más grande.

Yo nada más.

 

Y es aquí,

con mi casa tan sucia,

con mi barco tan lejano.

Volveré a trepar tu enredadera ,

me entraré de nuevo en tus oscuros

y no volveré a ver el mar …

      … el mar, el mar, el mar, el mar,

         el mar, el mar, el mar, el mar,

         el mar, el mar, el mar, el mar.

Al final de la calle hay un aviso importante

pero para poder leerlo, es necesario recorrerla toda,

y es eso precisamente lo que no voy a hacer.

Y como la primera vez, corrí con todas mis fuerzas.

Y como la primera vez, caí al pie de un árbol.

Y como la primera vez me levanté blasfemando

                   con horribles frases.

Y como la primera vez lloré hasta que el sol

se ocultó llevándose consigo todas aquellas amarguras.

Y como la primera vez también, pensé entonces:

                   mañana podré lograrlo al fin,

                   mañana será mí día.

Al fin,

   desde aquí

   sin prisa,

   recostado en mis palabras (las de ayer)

   miro hacía dentro;

      ¡Un color diferente!

 

¿A dónde vas compañero?

me preguntó con esa sonrisa que siempre olvido

y siempre recuerdo.

Yo hubiera querido señalar la dirección que

pretendía seguir, pero como no me hubiera creído,

solo me encogí de hombros y le mostré una de

mis piedras azules, la más azul de mis piedras azules.

Entonces su sonrisa se hizo también azul

y se fue alejando en la dirección que no quise señalar.

Cuando decía cosas importantes

nadie me escuchaba.

Desde que me hice locutor,

nadie ignora el hermoso timbre de mi voz.

-Yo  pelícano

             escupí: SEIS

 Yo pelícano

              Volví, 

              y escupí: SIETE

 Yo pelícano

              Regresé nuevamente

              y escupí:  OCHO

-¿Y porque pelícano?

-Yo sapo

        escupí: NUEVE.

En el último rincón de mí apellido

está Adán, el antiguo,

el primero en sentir, como yo ahora.

                           el precipicio.

Un día volvió

volvió y dijo:

         AQUÍ

y nos miramos todos

y nos contamos todos  y

          AQUÍ

          no estábamos ninguno.

Cuando salimos, entramos,

y no había una puerta   

ni un letrero que dijera   SALIDA

             o que dijera  ENTRADA

             o que dijera  BUENOS DÍAS

Solo sé que salimos

              y entramos

              y vamos.

Nuestro barco está hoy inmóvil

el viento ha dejado de soplar

y en cubierta jugamos a las cartas.

los pájaros, sin embargo,

          no han dejado de volar

y se dirigen veloces a su destino.

La paz, nos dice, es un  pedazo de cartón con un letrero,

que se cuelgan al pecho algunos hombres, para después morir apedreados.

La paz añade enseguida, es una mano tranquila,

que lleva un explosivo a punto de estallar.

La paz, concluye, es una tarde como hoy, que se aleja, mientras la tempestad, que se ha desatado, nos

 

obliga a todos a ocuparnos de lo realmente nuestro.

¿Qué cuantos somos nosotros?

Somos uno, todos, cuando callamos.

Somos todos, cada uno, cuando rezamos.

Somos tres, cuando los demás nos hemos ido a emborrachar.

Somos muchos, cuando estamos de acuerdo,

Somos pocos, casi siempre.

Somos once, cuando jugamos fútbol.

Volver cuanto  antes es la consigna,

volver al puesto inicial,

volver al punto de partida …

        … y es que todo nos ha salido mal.

Todas las flores se han multiplicado tanto

que han invadido casas, patios y calles

y su perfume se ha hecho insoportable.

 

¡Ay!,  cómo necesitamos un poco de desierto.

Y volveremos  el día fijado

                 el mes fijado

                 el año fijado

para decir de nuevo:

                     Nosotros.

Estamos a un paso del estado de sitio,

nuestros ojos se cierran por momentos,

nuestra mente empieza a dejar de gobernarnos

y el clamor de una aurora antigua y plena

                     se ha olvidado.

Si el tiempo es cruel,

si el exceso de luz nos ha traído

a esta ceguera prematura.

Si los campos se quejan

de nuestra ya larga ausencia.

Es el momento ya, de despertarnos

es el momento ya, de levantarnos

de empezar a cantar una marcha guerrera.

                    ¡ y zas! 

No sabemos la causa, pero desde hace algún tiempo

nos encontramos divididos, confundidos, perdidos en el

largo y corto caminar que nos lleva de unos a otros.

             Quizá sea necesaria una gran guerra.

             Quizá sea necesaria una gran paz.

Y nos quitamos las botas y la ropa y nos cortamos el pelo y las uñas de los pies     

                                                                                     y no pasó nada.

Y nos quitamos los sueños y los complejos y los recuerdos también       

       

                                                                                     y no pasó nada.

Y nos quitamos los ruines deseos y los miedos ocultos

                                                                                     y no pasó  nada.

Y nos quitamos cada uno de nosotros

                                                                                     y subimos al fin.

Nuestra prisión es la más hermosa de todas      

tal vez nuestra prisión no es prisión… 

 

Nuestra prisión ha dejado de serlo 

porque hoy le encontramos una ventana

y nuestras alas han crecido lo suficiente.

Salvoconducto.

 

Todos los días desde hace muchos años

 viene la misma persona a tocar a nuestra puerta,

            que nunca hemos querido abrir.

Todos los días desde hace muchos años

viene la misma persona a decirnos palabras, 

           que nunca hemos querido escuchar.

Todos los días desde hace muchos años  

viene la misma persona a señalarnos un punto 

lejano en el horizonte,

           a donde nunca hemos querido ir.

Todos los días desde hace muchos años 

           vivimos llenos de remordimientos.

Esta flor es por muchas razones extraña,  

es extraño su olor y lo son su color y su forma.

Solo el timbre de su voz, no lo es.

                                            (Rotunda flor)

A MI ANGEL GUARDIAN

¿Tendrás tú que entrar o yo que salir?

¿En qué lugar se dan los abrazos?

       Un día ya olvidado vi tu retrato,

       estaba hecho de mentiras de niño.

       No volví a saber de ti

       pero te presentía siempre dentro de mis botas.

       Tu casa debe ser como pasillo de casa noble

       y tus manos deben ser como una escalera.

¿En qué lugar se dan los abrazos?

Desde fuera

desde dentro

quisiera gritar

           y solo espero.

No saber con certeza,

no conocer una respuesta.

Preguntar solamente por la puerta

               y salir algún día.

¿Desde cuándo estoy con el pecho metido entre las peñas, 

con el sabor del tiempo lento entre los dientes, sin poder masticarlo ni escupirlo?

¿Desde cuándo me encuentro adolorido,

en la mitad de mis recuerdos y de mis sueños?  

¿Desde cuándo no vivo en mis campos?  

¿Desde cuándo no pienso en línea recta?  

¿Desde cuándo no estoy

                        ni soy

                        ni voy?

¿Pecado natural?

¿Pecado celestial?

¿Pecado amarillo?

¿Pecado delicado y suave? 

            pecados de otros.

¡Ay, si pudiera dormir!

¡Ay, si pudiera marchar!

¡Ay, si pudiera rezar!

ASI ES MI TIERRA

                         (Para el cuadro del mismo nombre)

Mis actos se apartan de mí 

cuando empiezo alegre a desvestirme.

            (Se van también mis pertenencias y mis diplomas)

Me siento bien cuando me quedo solo

con mi origen,

con mi campo,

con el reflejo de mis anhelos.

Faltaría me desprendiera también

de mis creencias,

de mis abuelos (los dos) …  

 

 … pero no quiero.

 

                      

                                                                            Madrid  Mayo   95

ASI ES MI TIERRA                                            (Segunda versión)

 

                         (INVISIBLE AL PRINCIPIO Y DESPUES TAN NOTORIA. ASI COMO EL VIENTO O             

                           EL AGUA. ASI ES MI TIERRA)

 

Mis brazos van descubriendo el camino

aquel camino por donde vine.

Mis manos me descubren y muestro mis secretos.

Mi corazón no es más que espacio …

Y mis sueños el paisaje.

Mi cuerpo ya no forma parte de la historia que se va

que se va como el tiempo.

          Por una escalera estrecha, realmente estrecha,  

llegamos, ascendiendo por ella, hasta este hermoso balcón.

Hermoso no tanto por su forma y proporciones, como

por el espectáculo que desde aquí podemos tener;

           Allá, lejos :

                     Nubes, montañas, pájaros .

           Aquí, cerca : 

                     Nada, absolutamente nada.

No hay paso de frente   

        dice la señal y echamos a andar por la derecha .

No hay paso de frente 

        dice la señal y torcemos hacia la izquierda.

No hay paso de frente  

        dice la señal y regresamos 

                                   (llenos de remordimientos)

                                                                              Tu hermana gemela.

De cerca se te parece,  

de cerca tiene tus mismos ojos y boca,

si, de cerca es igual. 

 

Pero de lejos es diferente 

totalmente diferente 

de lejos no alcanzo a oír su corazón.

© 2017 por Delarra Films. Todas las imagenes y reproducciones son propiedad del artista.

  • Twitter Metallic
  • s-facebook